Palabras como bombas: La manipulación del lenguaje de Putin

La descarada manipulación del lenguaje por parte de Putin es un perfecto ejemplo de doble lenguaje orwelliano

Este artículo está escrito por Mark Satta, profesor asistente en la Wayne State University

Si has estado prestando atención a cómo el presidente ruso, Vladimir Putin, habla sobre la guerra en Ucrania, es posible que hayas notado un patrón. Putin a menudo usa palabras que significan exactamente lo contrario de su significado habitual. 

Afirma estar involucrado en la «desnazificación» de Ucrania mientras busca derrocar o incluso matar al presidente judío de Ucrania, que es nieto de un sobreviviente del Holocausto.

Él califica los actos de guerra como «tareas de mantenimiento de la paz«.

Reclama que Ucrania está conspirando para crear armas nucleares, mientras que la mayor amenaza actual de guerra nuclear parece ser el propio Putin.

La manipulación del lenguaje por parte Putin está llamando la atención.

Kira Rudik, miembro del parlamento ucraniano, dijo recientemente sobre Putin en una entrevista con CNN: 

«Cuando dice, ‘quiero la paz’, quiere decir, ‘estoy reuniendo a mis tropas para matarte’. Si dice, ‘No son mis tropas’, quiere decir, ‘Son mis tropas y las estoy reuniendo. ‘ Y si dice: ‘Está bien, me retiro’, significa ‘Me estoy reagrupando y reuniendo más tropas para matarte'».

Kira Rudik

Como profesor de filosofía que estudia al autor británico George Orwell, los comentarios de Rudik sobre Putin me recuerdan otro conjunto de afirmaciones: «La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza Estas son las palabras que hay grabadas en el costado del edificio de la agencia gubernamental llamada «Ministerio de la Verdad» en la novela distópica de Orwell «1984«, publicada en 1949.

Orwell usa esta característica de la novela para llamar la atención sobre cómo los regímenes totalitarios —como ocurre en el ficticio Estado de Oceanía del libro—, distorsionan perversamente el lenguaje para ganar y retener el poder político. La aguda comprensión de Orwell de este fenómeno fue el resultado de haberlo presenciado él mismo.

Mentiras más aterradoras que las bombas

Al lidiar con las mentiras y el giro lingüístico de Putin, es útil observar lo que pensadores y escritores anteriores, como Orwell, han dicho sobre la relación entre el lenguaje y el poder político.

Foto de Don Fontijn

Orwell, un inglés que vivió entre 1903 y 1950,experimentó la guerra, el imperialismo y la pobreza durante la primera mitad de su vida. Estas experiencias llevaron a Orwell a identificarse como socialista y miembro de la izquierda política británica.

Entonces, podría parecer inevitable que Orwell hubiera visto favorablemente al comunismo soviético, una fuerza líder en la izquierda política en Europa en ese momento. Pero esto no era así.

En cambio, Orwell creía que el comunismo soviético compartí los mismos defectos que la Alemania nazi. Ambos fueron estados totalitarios donde el deseo de poder y control total desplazó cualquier espacio para la verdad, la individualidad o la libertad.

Orwell no creía que el comunismo soviético fuera verdaderamente socialista, sino que solo tenía una fachada socialista.

A los 33 años, Orwell sirvió como soldado voluntario en la Guerra Civil Española. Luchó con una pequeña milicia como parte de una coalición más grande de izquierda que estaba tratando de detener una insurrección de la derecha nacionalista de España. Esta coalición de tendencia izquierdista recibía apoyo militar de la Unión Soviética.

Pero la pequeña milicia con la que luchaba Orwell finalmente se convirtió en el objetivo de los propagandistas soviéticos, quienes lanzaron una serie de acusaciones contra la milicia,incluyendo que sus miembros eran espías del otro lado.

Este fue un subproducto de los intentos de la Unión Soviética de utilizar su participación en España como una forma de obtener poder político.

Orwell observó cómo la milicia con la que había luchado fue difamada en la prensa europea como parte de esta campaña de difamación soviética.

Explicó en su libro «Homenaje a Cataluña» que esta campaña de desprestigio incluía contar mentiras demostrables sobre hechos concretos. Esta experiencia inquietó profundamente a Orwell.

Más tarde reflexionó sobre esta experiencia y escribió que estaba asustado por la «sensación de que el concepto mismo de la verdad objetiva se está desvaneciendo del mundo». Esa perspectiva, afirmó, lo asustó «mucho más que las bombas».

Foto de Valery Tenevoy

El lenguaje da forma a la política y viceversa

Tales temores influyeron en gran parte de sus escritos más importantes, incluida su novela «1984» y su ensayo «La política y el idioma inglés«.

En ese ensayo, reflexiona sobre la relación entre lenguaje, pensamiento y política. Para Orwell, el lenguaje influye en el pensamiento, que a su vez influye en la política.

Pero la política también influye en el pensamiento, que a su vez influye en el lenguaje. Así, Orwell, como Putin, vio cómo el lenguaje da forma a la política y viceversa.

Orwell argumenta en el ensayo que si uno escribe bien, «uno puede pensar con más claridad», y a su vez que «pensar con claridad es un primer paso necesario hacia la regeneración política», lo que creo que significaba para él que un orden político podría recuperarse de influencias políticas destructivas como el totalitarismo. Esto hace que la buena escritura sea una tarea política.

El deseo de Orwell de evitar la mala escritura no es el deseo de defender reglas rígidas de gramática. Más bien, el objetivo de Orwell es que los usuarios del lenguaje «dejen que el significado elija la palabra, y no al revés». Comunicarse con claridad y precisión requiere un pensamiento consciente. Se necesita trabajo.

Pero así como el lenguaje puede iluminar el pensamiento y regenerar la política, también el lenguaje puede usarse para oscurecer el pensamiento y degenerar la política.

Putin ve esto claramente y busca utilizarlo a su favor.

«Doblepensar», «doble discurso»

Foto de Markus Spiske

Orwell advirtió contra el tipo de abusos del lenguaje que comete Putin y escribió que «si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento«.

Orwell exploró cómo se ve la corrupción mutua del lenguaje y la política en un régimen totalitario en su distópico «1984«.

En el mundo de «1984«, el único crimen es el «crimental» (la palabra en neolengua para referirse al crimen por tener pensamientos no ortodoxos o políticamente inaceptables). La clase dominante busca impedir la posibilidad de un crimental eliminando el lenguaje necesario para tener esos pensamientos previamente criminalizados.

Esto incluía cualquier idea que pudiera socavar el control totalitario del partido.Limita el lenguaje y limitarás el pensamiento, o eso dice la teoría. De este modo, el Parlamento ruso aprobó, y Putin ha firmado, una ley que podría derivar en delitos penales por usar la palabra «guerra» para describir la guerra de Ucrania.

Orwell también usa «1984» para explorar lo que sucede cuando la comunicación se ajusta a los deseos del poder político en lugar de a los hechos demostrables.

El resultado es el «doblepensar«, que ocurre cuando una mente fracturada acepta simultáneamente dos creencias contradictorias como verdaderas.

Las consignas «La guerra es la paz», «La libertad es la esclavitud» y «La ignorancia es la fuerza» son ejemplos paradigmáticos. Esta idea orwelliana ha dado lugar al concepto de doble discurso, que ocurre cuando uno usa el lenguaje para oscurecer su significado y manipular a los demás.

El doble discurso es una herramienta en el arsenal de la tiranía. Es una de las armas preferidas de Putin, como lo es para muchos autoritarios y aspirantes a autoritarios en todo el mundo.

Como advirtió Orwell: «El poder está en hacer pedazos las mentes humanas y volver a unirlas en nuevas formas de su propia elección»

Artículo de Mark Satta, profesor asistente en la Wayne State University, publicado originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons.
Puedes leer el artículo original en inglés aquí.