La vaca mira al otro lado. Milka rediseña imagen y packaging

Milka en 1990 registró su color lila para su uso exclusivo en publicidad. Fiel a este color, la actualización de la imagen de la marca sigue centrando en él su identidad. Lo que cambia, a mejor, es la vaca y el paisaje, mucho mejor agrupado ahora con el logo.

La suiza Milka (Milch und Kakao; leche y cacao) desde sus inicios decidió diferenciarse de su competencia envolviendo su producto en un papel de color lila en el que aparecía una vaca y los Alpes suizos, de donde procedía su leche. Es un packaging mítico y que todo el mundo reconoce al instante, por lo que a la hora de actualizarlo, sólo se deben dar pasitos de bebé para que todo parezca que está igual… pero en realidad no lo esté.

En la actualización de la marca que ha llevado a cabo la consultora de branding LPK lo más destacado es que la vaca mira ahora hacia la derecha en lugar de hacia la izquierda, compensando mucho mejor la imagen general.

Otros detalles menores es que el logotipo lechoso deja de tener volumen para ser plano, una tendencia actual que deja atrás la moda de principios de siglo que hizo que todos los logos se convirtieran en un pseudo 3D. Otro detalle, que recuerda al que ejecutó hace unos años Nescafé, es la incorporación de un gota en el logo, esta vez “el punto de la i”.

Mondelez International, la propietaria de la marca Milka en la actualidad, no ha querido arriesgarse más allá y se ha limitado a dar una pátina de cierta “actualidad” para mejorar la conexión entre los distintos elementos que conviven en los diversos packaging de la marca.

Como curiosidad, anotar que Milka en 1990 registró su color lila para su uso exclusivo en publicidad.